miércoles, 2 de abril de 2014

EL FRAUDE DEL CERTIFICADO DE NACIMIENTO (1ª parte)



La idea de que el dinero es creado por los bancos de la nada debe ser matizada: en realidad el dinero se crea sobre la espectativa de beneficio que permite el nacimiento de cada ser humano. Cuando se documenta la venida al mundo de un niño se está estableciendo sobre él la condición de mercancía, de valor cotizable sobre el que el Estado espera recibir una determinada cantidad de ingresos. Todo el proceso se basa en el establecimiento de garantías para el Sistema. La persona, en cambio, queda despojada de su condición de ser libre, sujeto solo al derecho natural, para ser sometida al derecho mercantil. Y esto ocurre de un modo tan sibilino que los progenitores del nuevo esclavo arrojado a la explotación económica colaboran inconscientemente a ello.

El Código Uniforme de Comercio (UCC), considerado la Biblia del mundo de los negocios, es el sistema que armoniza la legislación sobre transacciones comerciales, en particular ventas, en todo Occidente. Su origen habría que buscarlo en el Derecho Romano, del que el Derecho Canónico vaticano es heredero directo. Por tanto, los reglamentos que establece están amparados por la Iglesia Católica Romana, algo que no hay que perder de vista para entender las complejas cuestiones que siguen.

La trampa empieza con la normalización del término "persona" para designar a los seres humanos, en la medida en que "persona" no son sólo los hombres -si son pensados como tales-, sino también entidades que son reconocidas jurídicamente como sujetos de derechos y deberes. Así, el diccionario de la RAE define el término "persona" como "Organización de personas o de personas y de bienes a la que el derecho reconoce capacidad unitaria para ser sujeto de derechos y obligaciones, como las corporaciones, asociaciones, sociedades y fundaciones". De ahí la distinción básica entre persona física y persona jurídica, que nace de la filosofía del Derecho de la "escuela de Salamanca" en el siglo XVI. No obstante, el tratamiento jurídico del término deriva de su codificación legal en el mundo anglosajón, por lo que el llamado "Black's Law Dictionary" es la referencia ineludible. No olvidemos lo que la oruga espeta a Alicia en un inframundo tan retorcido como el que la Élite ha diseñado: "Las palabras significan lo que el que tiene el poder decide que signifiquen".

En origen el término "persona" nace en el ámbito del teatro griego antiguo, en el que designaba la máscara que cubría a los actores, a través de la cual su voz era proyectada ("per-sonare"). En su origen, pues, hay ya un componente de fingimiento, de suplantación (del actor por el personaje que encarna). Cuando el término pasa al ámbito jurídico, el término viene a designar al sujeto de derechos ... y de deberes.

"Persona" va a ser el duplicado legal construído sobre el ser humano genuino, reducido a la condición de "mercancía esclava" por la "cesión" -en la demencial codificación que del parto hace la Ley- que la madre realiza. Al "romper aguas", un ser humano es "botado" (nótese la singular coincidencia entre el "inaugurar un barco" y el "expulsar, arrojar, echar fuera" que viene a significar dicho verbo). Por su asimilación con una embarcación, el neonato está, desde ese momento, sujeto a la Ley Marítima en términos de "cosa", de mera "materia" útil. ¿Por qué no se le aplica la Ley Terrestre? Porque la "tierra" es la "madre", que al entregar por su mano al niño al personal del hospital está haciendo inadvertidamente una renuncia de lo que a partir de ese momento va a ser una propiedad pendiente de reclamación. El certificado de nacimiento codifica la atribución de propiedad al estado, al ceder los padres voluntariamente a su hijo en vez de reclamarlo.

Cuando un barco atraca en un muelle debe certificar su carga ante las autoridades. Así, y de acuerdo con los protocolos establecidos por el Código Uniforme de Comercio, el capitán cumplimenta un "certificado de manifiesto" que recoge el contenido de un buque, la carga, la tripulación y los pasajeros. El certificado da cuenta de la identidad y el valor de los elementos de la nave. Cuando las personas nacen, salen del agua de su madre, deben tener, en aplicación de la Ley Marítima, un certificado de nacimiento, que es un certificado de manifiesto, ya que las personas se consideran un artículo propiedad de la corporación que es el Estado, son un "recurso humano". "Recurso humano" significa "fuente de ingresos", sencillamente. El nuevo esclavo es el depositario de una expectativa de beneficio que revertirá sobre el Estado, garantizando el pago de la deuda de aquél. El Estado, literalmente, empieza con ello a disponer de un dinero que aún no existe, pero que detrae no de la riqueza presente, sino de la estimada en el futuro. El certificado de nacimiento es un valor en bolsa sobre el cálculo de lo que el ser humano va a producir.



(Fuentes: mardeorofgnnat.com/corazonclearlight.wordpress.com/QlTvtrustandcontract.wordpress.com)

5 comentarios:

  1. Este tema es precisamente el punto clave para entender que esta sucediendo en el mundo y para liberarnos de esta esclavitud y reclamar nuestros derechos naturales tenemos que informar a todos los que podamos.
    Por mi parte estroy siguiendo desde el principio a Johnny Guzman que habla en su web y en su canal de youtube "qltelevision" sobre todo esto.
    Buscad los videos de el en su canal sobre el "Las Letras Mayúsculas "El Doble Tu", etc... este chico esta dando muchisima informacion sobre este tema y mucho mas. saludos

    ResponderEliminar
  2. Esta claro que el video ha sido censurado y los presuntos" terceros " es gentes que todavía trabaja por el viejo sistema perpetuando el ya clausurado "sistema de esclavitud" .No escucharlos:
    SOMOS LIBRES!

    ResponderEliminar
  3. La esclavitud no fue abolida sino hasta casi cien años en Cuba. Los esclavos finalmente fueron libres de cadenas pero esclavizados de nuevo, La esclavitud fue abolida pero solo en un papel, la verdad es que España está llena de esclavos mentales, espirituales y económicos a los que se les niega el pan y la sal. Alemania perdió la Segunda Guerra Mundial. El fascismo la ganó, créeme, amigo mío.” porque los fascistas estaban dirigiendo en la sombra una farsa de guerra con daños colaterales humanitarios europeos, españoles, judios, rusos, alemanes, italianos, y el botin se lo llevarón y siguen ordeñandonos a todos con las mismas condiciones.

    ResponderEliminar